Los Ladrones del Tiempo: ¿Qué son y qué efectos tienen?

El día tiene «solo» veinticuatro horas y por eso, saber gestionar adecuadamente nuestra jornada laboral, tendrá como consecuencia niveles óptimos de productividad y eficiencia profesional. Pero en nuestro camino, debemos saber reconocer los temidos ladrones de tiempo, que aparecen tanto en la oficina como durante el teletrabajo, para enfrentarnos a ellos, porque sólo manteniéndolos a raya nos será posible alcanzar el éxito que deseamos.

Los ladrones del tiempo no solo provienen del exterior. Cada individuo es el único responsable de organizar su tiempo y de decidir a qué lo quiere dedicar. Conocer la gestión de nuestro tiempo nos ayudará a optimizarlo en nuestro beneficio y, por ello, es importante incidir en este aspecto.

El primer paso para luchar contra este discreto enemigo es conocerlo bien. Existen dos tipos de ladrones del tiempo: externos e internos.

  • Ladrones del tiempo externos: se definen como el conjunto de circunstancias que exceden la capacidad de control del individuo. Entre ellos se encontrarían:
    • El teléfono.
    • Los servicios de mensajería instantánea.
    • El correo electrónico.
    • Las reuniones de trabajo.
    • Las interrupciones etc.
  • Ladrones del tiempo internos: son las circunstancias inherentes al propio individuo y que se manifiestan en su conducta y modo de gestionar su tiempo y sus tareas. Los más significativos son:
    • Hábitos multitarea.
    • Precaria planificación.
    • Carencia de objetivos.
    • Falta de motivación.
    • Procrastinación.
    • Dificultad para dar una réplica negativa.

Aunque en la práctica también se podría hablar de la existencia de un tercer tipo mixto, que combinaría los dos anteriores y que está presente en el entorno laboral de forma bastante habitual.

Un ejemplo de este híbrido que interrelaciona los ladrones del tiempo internos y externos sería cuando nos enfrentamos a una jornada en la que nos han planificado demasiadas reuniones. Es externo, porque vienen dadas desde la organización, pero también es interno porque en nuestra mano está dar prioridad a las más necesarias y posponer o no acudir a las que no lo sean.

Sean del tipo que sean los ladrones del tiempo, una vez detectados, hay que analizar cuáles son los que más frecuentemente ocupan el nuestro. Ello dependerá del tipo de puesto de trabajo, de nuestro rol dentro de la organización y, también, por supuesto, de nuestras características individuales como persona.

A pesar de ser un ejercicio muy personal el poder analizar y gestionar nuestro tiempo productivo, en Consulting C3 ponemos a tu disposición cursos sobre la Gestión del Tiempo para ayudar a tus equipos a gestionar mejor el tiempo laboral, ya sea durante el teletrabajo o en la oficina, para así, identificar mejor los ladrones del tiempo, tanto externos como internos, y contribuir a la motivación personal y profesional de cada trabajador.

Puedes consultar todos nuestros cursos en www.consultingc3.com.

Deja un comentario